La importancia de usar el calzado adecuado.

En todos los deportes existen complementos que permiten a los atletas acercarse a su mejor desempeño posible y alejarse de los riesgos implícitos.

El squash no es la excepción, y uno de los principales aditamentos -si no es que el principal- que te permite ser un mejor jugador y evitarte lesiones, es tu par de tenis.

Un buen par de tenis para squash debe reunir las siguientes características:

-Ser muy ligeros, el squash es un deporte de alto gasto físico y cualquier carga que puedas ahorrarte puede traducirse directamente en puntos.

-Tener ventilación suficiente, así evitarás que tu pie sude en exceso y que se formen las molestas ampollas que te incapacitan para jugar hasta por una semana.

-Tener suela que te garantice el mejor agarre y que no manche las canchas. Las mejores suelas son de goma amarilla o liga, que evitan resbalones que te desconcentran o te lesionan y cumplen el requisito impuesto por todos los clubes de usar tenis que no manchen la cancha.

-Brindar soporte adecuado al pie, deben ser unos tenis que te permitan parar de golpe e ir de regreso, frenar en movimientos laterales, y arrancar rápidamente.

-Estar lo suficientemente acolchonados, deben brindarte amortiguación adecuada, así evitaras lesiones irreversibles a mediano y largo plazo en tobillos y rodillas y podrás disfrutar del juego de squash toda la vida.

Los tenis para futbol de suela de liga no son recomendables por la falta de ventilación y por su mínimo acolchonamiento (la suela esta diseñada para otro tipo de suelo y dinámica corporal).

Los tenis para correr son peligrosos para el squash, son  ligeros pero son muy flojos en su estructura. La suela puede tener agarre, pero tu pie se seguirá por la inercia de un movimiento lateral y corres riesgo de fracturarte el tobillo.  

Así que sácale el mejor provecho a tu juego y ahórrate lesiones, ¡¡¡consíguete un buen par de tenis diseñados para el juego de squash!!!!